Casi 250.000 alumnos participan este curso en las actividades del programa Aldea de educación ambiental

    0
    438

    Alrededor de 250.000 alumnos de 962 centros docentes públicos andaluces participan este curso en las actividades del nuevo programa educativo Aldea (Educación Ambiental para la Comunidad Educativa), que tiene como objetivo promover en las aulas iniciativas para la conservación de los recursos naturales y el desarrollo sostenible desde una perspectiva integral y con enfoques didácticos innovadores.

    El renovado programa Aldea, que desarrolla Educación con la colaboración de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y la implicación del profesorado, se estructura en cuatro líneas de intervención que incluyen diversos proyectos y actuaciones. Estas líneas son educación ambiental e investigación participativa, educación ambiental sobre sostenibilidad y cambio climático, educación ambiental para la conservación de la biodiversidad y educación ambiental en los espacios naturales.

    Dentro de la primera línea dedicada a la investigación participativa, se incluye el programa de la Red Andaluza de Ecoescuelas, que forma parte de una red internacional que se extiende por 59 países y en la que están implicados más de 46.000 centros de todo el mundo. En España hay 541 ecoescuelas, de las que el 63% está en Andalucía.

    Una ecoescuela es un centro educativo que desarrolla un proceso de mejora ambiental, mediante la investigación a través de una auditoría y posterior corrección de las deficiencias detectadas, que supone asimismo un progreso en la práctica educativa. De las 341 ecoescuelas andaluzas, 61 están además galardonadas con la Bandera Verde que las reconoce como modelo de buenas prácticas ambientales.

    Cambio climático, reciclaje y ecohuertos

    El segundo ámbito de trabajo, dedicado a la sostenibilidad y el cambio global, tiene como objetivo implicar a la ciudadanía en la defensa del entorno desde la educación. Dentro de este apartado se desarrollan los proyectos Terral, de educación ambiental frente al cambio climático; Recapacicla, de residuos y reciclaje, y Ecohuerto, sobre la utilización de huertos escolares ecológicos como recurso educativo.

    En la línea de la Educación Ambiental para la conservación de la biodiversidad, que busca promover actitudes como la curiosidad, el respeto y la valoración del patrimonio natural, se llevan a cabo los proyectos Semilla, sobre los ecosistemas forestales y la flora silvestre; Pleamar, sobre el medio litoral, y Educaves, dedicado a la conservación de las aves y sus hábitats.

    Por último, se aborda el conocimiento y búsqueda de soluciones a los problemas socioambientales de los espacios naturales a través de los proyectos Doñana, Sierra Nevada, La Naturaleza y tú y actuaciones de educación ambiental en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía.

    Adelaida de la Calle, consejera de Educación, ha destacado que el programa Aldea se configura como una herramienta para favorecer el desarrollo de las competencias clave del alumnado, el intercambio de experiencias educativas, el trabajo en equipo, la creación de redes profesionales, el trabajo por proyectos u otra metodologías que propicien, en definitiva, un cambio en las conductas ambientales con el entorno y que incida en la práctica educativa diaria.

    Todo ello conlleva, ha explicado la consejera de Educación, el desarrollo en el Proyecto Educativo de Centro de prácticas escolares que fortalezcan la educación ambiental, el fomento de la participación de la comunidad educativa en la sostenibilidad ambiental y la creación de un contexto de apoyo a los contenidos curriculares, promoviendo entornos de aprendizaje más sostenibles.

    Por su parte, José Fiscal, consejero de Medio Ambiente ha señalado que “uno de los grandes logros de esta iniciativa ha sido aunar las diferentes propuestas e inquietudes de los sectores sociales sobre la promoción de la educación ambiental para la conservación de los recursos naturales y desarrollo sostenible de Andalucía en el ámbito académico”.

    Fiscal también ha subrayado los buenos resultados de participación en el programa y ha agradecido la implicación de los centros, las familias, los docentes, etc. “En la actualidad, continúa siendo crucial promover la sensibilización ambiental de los andaluces y favorecer la participación social en la gestión ambiental, trabajando con los diferentes actores sociales”, ha sostenido.

    El consejero ha hecho hincapié igualmente en que “la participación ciudadana y la educación ambiental son dos de los pilares del mantenimiento y conservación de nuestro patrimonio natural y de la lucha contra el cambio climático”.

    No hay comentarios

    Dejar respuesta