• “El objetivo es controlar las toneladas de plásticos que se generan, así como potenciar su reciclaje y valorización” afirma la vicepresidenta Eva Díaz

El Gobierno de Cantabria y la empresa Armando Álvarez S.A. han suscrito un convenio de colaboración para la puesta en marcha de un proyecto piloto encaminado a la gestión de residuos de plástico de uso agrario que ofrezca al sector primario una alternativa para gestionar los residuos agrarios generados en sus fincas.

El Gobierno de Cantabria, a través de MARE, junto a la empresa ASPLA y la Cooperativa Ruiseñada- Comillas, colaborarán en la ejecución de este proyecto piloto ofreciendo una alternativa limpia a los ganaderos y agricultores para la gestión de este tipo de residuos. De este modo se contribuye al desarrollo de una actividad agraria sostenible y respetuosa con el medio ambiente, ya que el reciclaje contribuye al consumo de recursos, energía y materias primas, así como las emisiones de gases de efecto invernadero.

La vicepresidenta ha recordado que el objetivo de este iniciativa “no es económico sino medioambiental” y que surge con el fin de poder “controlar” todas las toneladas que se producen de estos plásticos, así como “potenciar su reciclaje y valorización”. Además ha subrayado que esta iniciativa da respuesta a una petición largamente demandada por el sector.

La vicepresidenta, Eva Díaz Tezanos y el consejero delegado de ASPLA, José Ramón Álvarez, han rubricado el acuerdo en un acto en el que también han estado presentes la directora general de MARE, Rosa Inés García; los alcaldes de Val de San Vicente, Roberto Escobedo; Valdáliga, Lorenzo González y el presidente de la cooperativa Comillas-Ruiseñada, Francisco Borja Toyos.

Eva Díaz Tezanos ha subrayado que con este proyecto piloto se persigue obtener datos que se evalúen y permitan definir un modelo de gestión para estos plásticos y permitan su posterior implantación en toda la Comunidad Autónoma. “Queremos experimentar con este proyecto piloto para ya tener un modelo de gestión permanente que podamos implantar en toda Cantabria”, ha precisado.

La empresa ASPLA, dedicada a la transformación de materias plásticas, es generadora de plástico de uso agrario, y en el marco de sus iniciativas de responsabilidad social corporativa, ha expresado su interés en una adecuada gestión de los residuos. Por este motivo, ha solicitado a MARE colaboración en la implantación de un proyecto piloto que permita obtener resultados que puedan extrapolarse al resto de municipios de la región, haciéndose cargo de su financiación que supondrá una cantidad cercana a los 6.000 euros.

La vicepresidenta ha reiterado su agradecimiento a la empresa por la sensibilización y colaboración en proyectos con el Gobierno de Cantabria, así como a la cooperativa Ruiseñada Comillas.

Experiencia en Valdáliga y Val de San Vicente

El proyecto se desarrollará este año 2017 en los municipios de Valdáliga y Val de San Vicente y su área de influencia, de gran actividad agraria, sobre todo ganadera. Se establecerán varios periodos de recogida puntual a lo largo del año, durante los cuales cada municipio dispondrá de un punto de recogida, con un contenedor de 15m3, exclusivo para los residuos de plásticos agrarios.

Estos contenedores se ubicarán en El Tejo (Valdáliga), entre el cementerio y la antena, y Los Tánagos (Val de San Vicente) junto a la rotonda del polígono industrial, y solamente se podrán depositar residuos de plástico procedentes de silo manta (ensilado), invernadero y film estirable para pacas.

No hay comentarios

Dejar respuesta