• El trastorno específico del lenguaje afecta entre el 6% y el 7% de los niños menores de siete años
  • Incide en las capacidades orales, tanto desde el punto de vista expresivo como de comprensión
  • Es fundamental detectar cuanto antes esta patología para poner en marcha tratamientos adecuados

Dolors Girbau, profesora de Psicología Básica de la Universidad Jaume I (UJI), ha desarrollado un nuevo marcador clínico en lengua castellana para diagnosticar el trastorno específico del lenguaje, que afecta entre el 6% y el 7% de los niños menores de siete años. La investigación con la que se ha validado este nuevo procedimiento para niños de entre ocho y diez años se publica en la revista First Language.

El trastorno específico del lenguaje (TEL) incide en las capacidades orales de los niños, tanto desde el punto de vista expresivo –vocabulario limitado, estructuras morfosintácticas simples o erróneas– como de comprensión. Además, suele ir acompañado de un déficit de memoria a corto plazo. “Es fundamental detectar cuanto antes mejor esta patología con objeto de poner en marcha tratamientos adecuados, para lo que también deben descartarse, en primer lugar, posibles déficits de audición y de la capacidad intelectual”, apunta Girbau.

El trabajo consistió en el diseño de un tipo de test, denominado Non-word Repetition Task (NRT), que se realizó a 40 niños de Castellón, 20 de ellos como control.

“El trabajo de campo consistía en presentar un modelo de palabras ficticias con características especiales –diferente número de sílabas o combinación diversa de fonemas, entre otros– a una muestra infantil, que tenía que repetir cada pseudopalabra”, afirma la profesora. Los participantes infantiles con TEL de 8 a 10 años obtuvieron un porcentaje significativamente inferior de pseudopalabras repetidas correctamente respecto a los controles de igual edad; los errores se incrementaban a medida que aumentaba el número de sílabas de la pseudopalabra.

A ambos grupos de estudiantes de primaria se les administró una exhaustiva batería de tests psicolingüísticos, además de un test de inteligencia y audiometrías.

El mismo grupo de investigación publicó, con anterioridad, otros datos sobre NRT en muestras infantiles hispanohablantes de Nueva York, obteniendo resultados similares. El estudio se realizó en colaboración con el catedrático Richard G. Schwartz del Centro de Posgrado de la Universidad City de Nueva York.

Repetición de pseudopalabras

Estos estudios, en palabras de Dolors Girbau, “demuestran las limitaciones en la memoria de trabajo a corto plazo que suele mostrar la población con TEL en varias lenguas, con lo que se presenta un nuevo marcador clínico en lengua castellana. Esta tarea de repetición de pseudopalabras “ayudará también a mejorar el diagnóstico de TEL en la población hispanohablante”, añade.

Girbau también dio a conocer resultados sobre otros marcadores clínicos de TEL, incluyendo estudios de resonancia magnética que demostraron un menor volumen de materia gris o blanca en áreas cerebrales relacionadas con el lenguaje oral o la lectura.

En la actualidad, ella y su equipo están trabajando en estudios de resonancia magnética funcional y potenciales evocados, que permitirán seguir avanzando en el conocimiento de las bases neurocognitivas del TEL. Con estos datos, se espera poder mejorar el diagnóstico y tratamiento de esta patología del lenguaje oral, que a veces acaba afectando a la lectura.

Fuente: Sinc

No hay comentarios

Dejar respuesta