• Tony Rinaudo, trabajador humanitario de World Vision, es el creador de una práctica agrícola simple que convierte las llanuras desérticas en tierras agrícolas reforestadas y productivas.

(Madrid).- El agrónomo australiano Tony Rinaudo es conocido como el “fabricante de bosques”. Después de haber vivido y trabajado en África durante varias décadas, descubrió y puso en práctica una solución a la deforestación y desertificación extremas de la región del Sahel. Con un conjunto simple de prácticas de gestión, los agricultores regeneran y protegen la vegetación local existente, lo que ayuda a mejorar los medios de subsistencia de millones de personas.

El Día Internacional de los Bosques, 21 de marzo, tiene como objetivo concienciar sobre la importancia de los bosques en las vidas de las personas y del papel que desempeñan en la erradicación de la pobreza, la sostenibilidad medioambiental y la seguridad alimentaria (ONU).

A este objetivo ha dedicado su vida Tony Rinaudo, siendo pionero en poner en práctica una técnica llamada Regeneración Natural Administrada por el Agricultor, que implica cultivar árboles a partir de sistemas de raíces existentes, que a menudo aún están intactos y que Rinaudo llama “bosque subterráneo”. Al elegir las plantas correctas, podarlas y protegerlas de manera adecuada, éstas pronto se convierten en árboles. Con esta técnica los agricultores regeneran sus tierras, aumentar la producción de alimentos y mejoran los ingresos de los hogares.

El momento eureka de Tony.- En 1983, un joven australiano conducía por una pista de tierra en Níger cuando se detuvo para cambiar un neumático pinchado. Tony Rinaudo había pasado dos años introduciendo prácticas agrícolas sostenibles para los agricultores en el África subsahariana, una región plagada de sequías y hambrunas. Intentó plantar árboles en las áridas tierras de cultivo, pero siguieron muriendo.

Agotado, Tony miró el camino de tierra y salió al duro desierto. Por primera vez advirtió pequeñas hojas verdes que brotaban de un tocón de árbol. Sabía que ese tocón tenía el potencial de florecer. Fue una revelación que posteriormente transformaría las vidas de millones de personas. “No había árboles en ninguna dirección. Pero esos arbustos me llamaron la atención y, de repente, me di cuenta de que no eran un arbusto sino un árbol que intentaba volver a crecer”, comenta Tony.

Desde la década de 1980, gracias a este sistema, 200 millones de árboles han crecido en cinco millones de hectáreas de tierras agrícolas degradadas sólo en Níger. Los agricultores nigerinos producen ahora 500.000 toneladas adicionales de cereales al año. “Están produciendo alimentos suficientes para alimentar a 2,5 millones de personas más al año”, apunta Tony. En algunas comunidades, el aumento de las cosechas ha reducido significativamente el “período de hambre” anual de seis meses a menos de un mes cada año.

“Probablemente la mayor transformación ambiental positiva en el Sahel y quizás en toda África”, según el reconocido especialista ambiental Chris Reij.

World Vision impulsora de este método.- Después de su éxito en Níger, Tony presentó el método de Regeneración Natural Administrada por el Agricultor en Timor Oriental, en 2012 a través de un proyecto de resistencia al cambio climático de World Vision, en el municipio de Aileu. Desde entonces, World Vision ha seguido adoptando este sistema en sus proyectos agrícolas.

En los últimos años, la ONG ha promovido la Regeneración Natural en comunidades de África y Asia, y al menos un millón más de hectáreas de tierra se han regenerado.

No hay comentarios

Dejar respuesta