Valencia acogerá la primera jornada estatal sobre transparencia, que se celebrará el próximo día 7 de marzo.

El Alcalde se ha reunido hoy con el Conseller de Transparencia, con quien ha tratado también sobre la inclusión de Valencia en la Red de Ciudades por los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

0
989

“Queremos hacer de esta ciudad una urbe que esté en el mapa por cosas positivas, que esté en el mapa porque trabaja por los objetivos de la ONU, porque trabaja por el desarrollo sostenible, y porque trabaja por la transparencia, que es la mejor vacuna contra la corrupción”. El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha realizado estas manifestaciones tras la reunión que ha mantenido con el conseller de Transparencia, Manuel Alcaraz.

Durante la reunión, que ha contado también con la presencia del concejal de Cooperación, Roberto Jaramillo, y el director general de Cooperación y Solidaridad, Federico Buyolo, se ha tratado sobre la celebración de la Jornada Estatal sobre Transparencia, que acogerá Valencia el próximo 7 de marzo, y sobre la inclusión de Valencia en la Red de Ciudades por los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Tal como ha explicado el alcalde, la jornada del 7 de marzo es “un encuentro muy importante a nivel estatal sobre temas de transparencia, que desde el Ayuntamiento nos hemos ofrecido a respaldar y colaborar. La transparencia”, ha afirmado, “es fundamental y, en estos momentos, más importante que nunca”.

Por su parte, el conseller Alcaraz ha explicado que en el desarrollo de los mecanismos de transparencia hay actualmente distintas experiencias: “Hay tres comunidades autónomas que tienen una Conselleria propia de Transparencia (Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana); otras, que tienen organismos delegados de Presidencia o adscritos a diversas consellerias; hay igualmente unas que tienen leyes y otras que no; otras tienen Consejos de Transparencia (nosotros, desde el 23 de diciembre), pero otras no lo tienen. De forma paralela, el Consejo del Estado ya lleva meses funcionando”. Por todo ello, esta primera Jornada Estatal que se celebrará en Valencia tiene como objetivo, en palabras del conseller, “conocernos entre todos, evaluar la diversidad de actuaciones, y buscar la homogeneidad de las políticas estableciendo el marco de relaciones entre el Estado y las Comunidades Autónomas; es la hora de copiarnos entre todos lo mejor que hacen otros, y rechazar lo peor”.

De hecho, Alcaraz ha destacado la importancia de que la ciudad elegida como marco del encuentro haya sido Valencia, “en el marco de las cosas que están pasando estos días. Es una excelente noticia, tiene el carácter simbólico de que las cosas pueden cambiar”.

DESARROLLO SOSTENIBLE Y ACERCAMIENTO CIUDAD-HUERTA

En segundo lugar, los responsables políticos han tratado sobre la Red de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas que, como ha recordado Joan Ribó, “desde Valencia ya estamos, motu proprio, en fase de desarrollo”. Por ello, han subrayado la voluntad del Ayuntamiento y del Gobierno valenciano de que todas las grandes ciudades de la Comunitat Valenciana asuman el objetivo de desarrollo sostenible. “Es una idea magnífica”, ha defendido el alcalde, “que enlaza con nuestra voluntad expresada de trabajo, y especialmente con iniciativas, como nuestro proyecto de agricultura periurbana, es decir, avanzar en el acercamiento entre la agricultura de la huerta y la ciudad en el tema de la alimentación de la ciudad”. “Trabajamos en la misma dirección de la ONU y la FAO”, ha manifestado Joan Ribó, quien ha recordado que, precisamente, el pasado domingo, la plaza del Ayuntamiento acogió una experiencia innovadora de “proximidad en la alimentación de calidad y de agricultura ecológica, y para todas las personas”.

A este respecto, el conseller Alcaraz ha subrayado el carácter de esta campaña de Naciones Unidas, “que trata de no ver los problemas del mundo sólo desde la colaboración Norte-Sur, sino también desde los compromisos en el Norte respecto de sus propios ciudadanos y también como un factor de pedagogía”.

“VALENCIA TIENE SU DIGNIDAD, Y YA ESTÁ BIEN DE ATACARLA”

Al término de la reunión, el alcalde ha atendido a los medios de comunicación, que le han preguntado sobre la situación de la exalcaldesa Rita Barberá y del Grupo Municipal Popular. Ribó ha señalado que en estos momentos se está “a la espera; y en función de que el juez vaya decidiendo o no imputaciones iremos pidiendo dimisiones a los concejales y asesores que tengan esa condición. Vamos a esperar”, ha afirmado, “pero si se producen casos de ediles ‘investigados’, pediremos al PP que pida sus ceses y, si no, los efectuaremos nosotros. Y asimismo, a los funcionarios presuntamente implicados se les abrirá expediente con todos los mecanismos establecidos”.

El alcalde ha instado al Grupo Popular a que “no se escuden en decir que ganaron las elecciones, porque lo hicieron de forma fraudulenta”. Además, ha mostrado su hartazgo por la imagen que de todo ello afecta a Valencia. “Ya está bien. Esta ciudad tiene una dignidad, y ya está bien de que nos la ataquen sistemáticamente”, se ha lamentado.

Finalmente, ha subrayado que la “mayoría de valencianos no somos como ellos. La mayoría de los valencianos somos gente honrada, que trabaja todos los días con mucha iniciativa, con mucha creatividad y con mucha honradez. Y algunos, que están en un partido determinado, son de otra manera. Pues que la justicia trabaje a este respecto”, ha concluido.

“PERJUDICANDO A LA CIUDAD Y A LA MISMA DEMOCRACIA”

En cuanto a la exalcaldesa Barberá, el alcalde ha recordado que “la señora García-Fuster -anterior secretaria del Grupo Popular, investigada y cesada- era su persona de máxima confianza”. “Además, todo su círculo está en este asunto”, ha continuado, “por lo que es imposible que una persona, que incluso mandaba sobre el color del puente de las Flores, no supiera algo como esto. Eso no se lo cree nadie; ni ella misma”.

“Yo creo que la señora Barberá, de una vez por todas, debería de tener la honradez de decir qué ha pasado, y luego poner su cargo a disposición, como le están pidiendo desde su partido. Porque, en definitiva, no sólo está deshonrando a la ciudad, sino también está perjudicand a la misma democracia. Es imposible que la señora Barberá, con la forma que tenía de controlar el Gobierno, no supiera todo esto. Porque, además, todo ello no ocurría por ahí, sino que pasaba en estos despachos de alcaldía y en el grupo municipal”.

No hay comentarios

Dejar respuesta