El consumo de tabaco pierde popularidad entre los españoles

0
2089

Los últimos datos del INE confirman la tendencia negativa de los españoles hacia el consumo de tabaco con un elevado descenso en el número de fumadores activos y pasivos.

Según la OMS, el tabaquismo es el principal factor de riesgo de enfermedades y discapacidad en países de ingresos altos, seguido del consumo de alcohol, el sobrepeso y la obesidad. Este hábito no solo es perjudicial para la salud física (el cáncer de pulmón es la primera causa de muerte entre los fumadores) sino que también influye en la salud mental, aumentando los niveles de estrés y de ansiedad. Afortunadamente, fumar está perdiendo popularidad entre los españoles y cada vez son menos los interesados en encender el cigarrillo.

Hace 5 años uno de cada cuatro adultos se consideraba fumador diario (26,2%). La proporción era mayor entre los hombres que entre las mujeres y el grupo de edad con mayor estaba entre los 45 y 54 años (34,0%), según refleja la Encuesta de Salud Europea de 2011.  Sólo 3 años más tarde, los estudios más recientes sobre el tabaquismo en nuestro país confirman la tendencia negativa que sufre el tabaquismo, ya que el porcentaje de fumadores a diario baja al 22.9% frente al 48.95% de la población que afirma que nunca ha fumado.

Sin embargo, los datos más reveladores y a la vez que positivos se sitúan entre los fumadores pasivos, ya que el porcentaje de personas que quedan expuestas al humo del tabaco en espacios públicos se ha reducido en un 37,7% en apenas 7 años. Además, según la última encuesta de Salud Europea, cerca del 85% de la población afirma no estar en contacto nunca con el humo del tabaco, frente al 60% de la década pasada.

Cada vez son más las personas que, alentadas por una opinión pública cada vez más en contra del tabaco, se deciden a dejar este hábito. Según el INE, el porcentaje de fumadores era algo más del 20 en el año 2009, sin embargo, los últimos datos confirman que los ex fumadores han aumentado y en la actualidad son uno de cada españoles, es decir, un 25%.

Y es que, el cine y la cultura han estado durante muchos años potenciando el acto de fumar como algo positivo, pero la influencia de las políticas (como la ley antitabaco) y un cambio de mentalidad en la opinión pública consiguen que cada vez sean más las personas que como el escritor y periodista Javier Cercas, afirmen que cuando dejan de fumar se dan cuenta de muchas cosas como “nunca me había gustado fumar y que no era yo quien había estado fumando tabaco durante más de 30 años sino el tabaco quien me había estado fumando a mí.[…]Esto es lo que es: el descubrimiento perplejo de que llevaba toda la vida haciendo algo que no me gustaba hacer y que nadie me obligaba hacer, algo que era facilísimo dejar de hacer y que me estaba matando”.

No hay comentarios

Dejar respuesta