Minichaplin, un campamento infantil para descubrir la magia del cine

0
1376

‘La magia del cine’. Así se denomina el proyecto educativo que impulsan desde Minichaplin en Málaga de la mano de su creador, Kike Díaz. A través de talleres enseñan a los más pequeños de un modo divertido cómo leer y contar historias con imágenes y sonidos. Pretenden que los niños sepan lo que hay al otro lado de las pantallas.

El propósito no es otro que encontrar un modo divertido y a la vez eficaz para enseñar a todo el mundo cómo leer y contar historias con imágenes y sonidos. Ésa fue la idea que nació hace más de 20 años en la imaginación de Kike Díaz, creador de MINICHAPLIN.

Kike pensó entonces que sin duda merecía el esfuerzo trabajar en busca de un método para que cualquiera -sin conocimientos técnicos previos- pudiera experimentar en primera persona esa magia del cine de la que tanto se habla.
Entonces nació en 2005 esta iniciativa, que desde sus inicios hasta ahora no ha parado ni un solo instante en intentar acercar al mayor número posible de personas las claves de uno de los lenguajes más poderosos de nuestro tiempo: el audiovisual.

Hoy, fruto de una rigurosa y continuada tarea de investigación y creación de materiales educativos, están en condiciones de ofrecer al público un método didáctico exclusivo para descubrir “la magia del cine”, un catálogo que reúne más de 300 actividades -todas ellas cuidadosamente detalladas y prácticas al 100×100- dirigidas a niños y niñas, jóvenes, familias y docentes así como a empresas, instituciones y entidades sociales.

También a fecha de hoy, y más que nunca, LA MAGIA DEL CINE es mucho más que una idea o un simple método didáctico; es una propuesta de participación social, para que todos y todas podamos asumir nuestro papel como emisores activos en el escenario de comunicación global en que vivimos.

Dejemos de ser simples espectadores y espectadoras; saltemos al otro lado de la pantalla. Y descubramos los trucos del mago. Juguemos, experimentemos. Llegado el caso, exploremos nuestros propios límites creativos. En MINICHAPLIN creen que todo el mundo tiene una historia por contar. La tecnología es la aliada. Y seguro que hay un público interesado por conocer nuestras historias. 3…2…1…. ¡ACCIÓN!

No hay comentarios

Dejar respuesta