Un total de quince empresas líderes del sector tecnológico colaborarán con la segunda convocatoria del Programa RADIA, edición Indra 21/22, impulsado por Fundación ONCE, Fundación CEOE y la Conferencia de Consejos Sociales de las universidades españolas, acogiendo a las cuarenta y cuatro mujeres con discapacidad que están participando desde el pasado octubre.

En concreto se trata de Amadix, Atos, Siemens, el despacho de abogados Garrigues, Accenture, IED Electronics, Inditex, Narrativa, el equipo videojuegos Movistar Riders, Quirón Salud, el Grupo SIRT, Ghenova, Indra, Minsait y Zerolynx.

El nombre de las compañías que se han incorporado a la iniciativa se ha dado a conocer durante la jornada celebrada en el HUB de Por Talento Digital, de Fundación ONCE, bajo el título ‘Real Work @RADIA’. El acto contó con la presencia de Alberto Durán, vicepresidente ejecutivo de Fundación ONCE; Fátima Báñez, presidenta de la Fundación CEOE, Antonio Abril Abadín, presidente de la Conferencia de Consejos Sociales de las universidades españolas, y Ángel Bonet, director de Marketing y Comunicación Corporativa de Minsait.

También participó José Luis Martínez Donoso, director general de Fundación ONCE, e Isabel Martínez Lozano, directora de Programas con Universidades y Promoción del Talento Joven de la misma entidad.

En su intervención, Fátima Báñez destacó que, “en un mundo cambiante, la sociedad española necesita confianza, y eso es lo que intentamos hacer desde la sociedad civil con proyectos como Radia”. “El talento en su diversidad’, continuó, “es lo que hará avanzar a la sociedad española, pero con inclusión. Ahí es donde incide Radia, que es un gran proyecto de innovación social”. “Nos importa nuestro país, las personas y el compromiso con quienes más lo necesitan, hoy y mañana”, concluyó.

Por su parte, Alberto Durán agradeció la participación de las empresas que acogerán durante esta fase del programa a las alumnas del curso.

“Es importante que vayamos rompiendo barreras y techos de cristal y que las mujeres con discapacidad ocupen poco a poco un espacio relevante dentro del sector tecnológico. Esto sólo se podrá conseguir con la colaboración de todos los grupos de interés implicados, algo de lo que este programa es un claro ejemplo”, reiteró.

En la misma línea, Antonio Abril subrayó que «este programa demuestra la importancia de impulsar la conexión entre universidad y empresa y su compromiso social para facilitar el acceso sin exclusiones al mercado laboral de todas las personas, en especial del talento femenino cualificado, a través de la formación en competencias digitales».

Por último, Ángel Bonet felicitó a las mujeres participantes «por su preparación, esfuerzo y superación personal» y subrayó el valor que iniciativas como Radia tienen para la integración laboral y la accesibilidad global en aspectos como la diversidad, la integración de la mujer en el ámbito STEM o el impacto social. En este sentido, recordó que «la tecnología juega un papel esencial en solucionar gran parte de los problemas sociales y medioambientales que estamos padeciendo como sociedad» y aludió al valor de la digitalización como clave para contribuir a los «grandes desafíos que tenemos por delante, con especial énfasis en la discapacidad y la mujer».

Las participantes, que actualmente se encuentran en los procesos de entrevistas, comenzaron su formación -compuesta por tres fases- el pasado otoño, después de pasar un proceso de selección al que se presentaron casi doscientas mujeres con discapacidad.

En esta última fase, denominada Real Work, las seleccionadas recibirán una formación digital en 100 sesiones de 4 horas y estarán apoyadas por profesionales para realizar prácticas en las empresas anteriormente mencionadas. Durante este periodo trabajarán en campos profesionales relacionados con la inteligencia artificial, fintech, esport, ecommerce, ciberseguridad, biotecnología, blockchain o Green tech.

Programa Radia

El Programa Radia Women´s Digital Inclusion toma su nombre de Radia Perlman, la creadora de uno de los protocolos de comunicación más utilizados del mundo que hace que las redes funcionen correctamente, sean estables, robustas y seguras.

Actualmente, solo una de cada seis especialistas TIC que hay en el mercado laboral son mujeres. A este dato se une además la circunstancia de la discapacidad, que dificulta la inclusión de las mujeres en el ámbito de la educación superior y el empleo. Por eso el propósito del programa es ofrecer formación y trabajo que incluya a más mujeres con discapacidad en el sector digital, reconociendo tanto el valor de sus contribuciones, como su talento, algo esencial para construir una sociedad digital inclusiva, competitiva y dinámica. Desde esta perspectiva, RADIA establece una serie de pasos encaminados a aumentar el número de universitarias con discapacidad sentadas en puestos de trabajo basados en el manejo de tecnología digital.  

1 Comentario

  1. Es muy positivo. De agradecer. Las personas con discapacidad, en especial las diagnosticadas en salud mental, padecen un fuerte estigma. Ya es hora de que nos acostumbremos todas/os a que existen capacidades diferentes.
    A menudo estudiantes abandonan, es injusto no, lo siguiente, que quienes consiguen con su esfuerzo una profesión o grado no tengan oportunidades.

Dejar respuesta