«Ser mejor persona» y «una profesional más creativa y adaptativa», son las consecuencias de la experiencia de Lucía Ruiz como voluntaria en Ecuador y Perú

0
3619
Fotografía de Lucía Mata Ruíz
  • «Satisfacer la necesidad de ayudar a los demás es un regalo para uno y para los demás que engancha»

“La vida es aquello que te va sucediendo mientras tú te empeñas en hacer otros planes” era una de las frases favoritas de Jonh Lenon, y  precisamente eso, fue lo que le ocurrió a Lucía Ruiz Mata, una enfermera cordobesa que mientras realizaba un voluntariado en Ecuador se encontró con el estremecedor testimonio de un ciudadano peruano sobre la terrible situación de su país tras las inundaciones provocadas por el fenómeno “El Niño”.

Lucía, junto a otros voluntarios de AISE (Asociación Internacional de Sanitarios de España) decidieron que tenían que preparar de nuevo las maletas y bajar por el continente americano hasta el país vecino, donde sin duda, todas las manos eran más que necesarias: putrefacción, aguas estancadas, ruinas,  peligro de epidemias y gente sin nada. Estos fueron algunos de los elementos que se encontraron en mitad de la desolación, pero sobre todo: humanidad, mucha humanidad.

  • Empezaste tu labor de voluntaria en Ecuador, ¿qué fue exactamente lo que hacías allí y por qué?

La campaña en Ecuador fue organizada por AISE desde España, siendo ya la 15ª que se organiza. Consiste en trabajar durante el mes de marzo en un equipo multidisciplinar de voluntarios/as españoles/as realizando jornadas de trabajo en diferentes zonas rurales donde el acceso a la sanidad es más limitado.

Nuestra labor se centra primordialmente en realizar una charla de educación para la salud (tratando temas como nutrición, higiene, enfermedades crónicas, salud sexual, maltrato) ya que desde la enseñanza en prevención de enfermedades y promoción de buenos hábitos de salud estaría la clave para hábitos de vida más saludables y evitar ciertas enfermedades. A continuación se ofrece un consultorio médico básico y en su caso, entrega de tratamiento (fármacos donados traídos desde España).

  • ¿Cuál fue la mayor dificultad a la que te enfrentaste para realizar tu actividad en Ecuador y cómo la afrontó el grupo de voluntarios?

La campaña es itinerante y la población diana es rural o urbana marginal generalmente. Por este motivo encontramos cierta dificultad por falta de infraestructuras y material para desempeñar nuestras jornadas. Además, la diversidad en el idioma castellano o el nivel educativo de esta población a veces hacía que tuviéramos que adaptar el discurso para el entendimiento mutuo. Aun así estas circunstancias nos sirvieron para ser más flexibles, creativos, valorar lo que tenemos en España y enriquecernos de esta diversidad cultural.

  • ¿Cómo tomaste la decisión de irte desde Ecuador a Perú y por qué?

La experiencia en el Norte de Perú surgió más improvisadamente porque ya estando en Ecuador se presentó el desastre de las inundaciones debidas al fenómeno de El Niño. Tras la finalización de la campaña pasábamos unos días de vacaciones conociendo un pueblo artesano del sur de Ecuador cuando nos cruzamos por la calle con un señor peruano que recogía alimentos para el país vecino. Éste nos contó la terrible situación en la que se encontraba su pueblo, donde la riada había arrasado con cientos de hogares dejando en la nada a sus vecinos y familiares. Su relato nos conmovió y comunicamos a AISE nuestro interés por ir a ayudar, que gracias a contactos con socios locales llevaron a Perú al primer grupo de voluntarias/os.

  • ¿Cómo era la situación general con la que te encontraste al llegar al país andino?

Nuestro grupo de voluntarios/as trabajamos en concreto en zonas rurales y marginales de Piura y Catacaos. Un incalculable número de viviendas se han perdido bajo el fango, además el desbordamiento del río se han llevado su sustento económico: ganado, cultivos o talleres de artesanía. Las aguas estancadas se han convertido en un foco de numerosas enfermedades como leptospirosis, cólera, dengue, parasitosis, entre muchas otras, siendo los niños el grupo de población más vulnerable.

Además, el ambiente está muy contaminado por putrefacción y partículas suspendidas en el aire que están ocasionando graves irritaciones en las vías respiratorias. Además, encontramos a miles de familias con insuficiente o ausente agua y comida, viviendo en carpas de plástico, con falta de asistencia médica o víveres de primera necesidad. Muchos niños habían perdido la posibilidad de regresar a la escuela. La falta de higiene por ausencia de conocimiento y de medios está suponiendo la causa de un alto índice de morbilidad.

De todas formas, la ayuda del gobierno es lenta e insuficiente. Estas poblaciones están recibiendo tan solo apoyo en muchos casos caótico y espontáneo de ONG privadas y grupos de particulares.

  • En esa situación de catástrofe y emergencia humanitaria… ¿qué era realmente lo más urgente?

En un principio tras el desborde del río lo más urgente fue el proporcionar a la población evacuada alimentos, agua, techo, ropa y víveres de primera necesidad. Nuestra llegada al terreno fue dos semanas después y nosotros proporcionamos atención sanitaria no urgente y educación para la salud.

  • ¿Cuál fue la mayor dificultad que enfrentó en Perú?

La gran falta de recursos humanos y materiales por nuestra llegada al país urgente y no programada supuso una dificultad diaria que intentamos superar con altas dosis de adaptación y trabajo en grupo.

  • ¿Qué es lo que más le impactó a nivel general de su experiencia como voluntaria?

La gran gratificación personal que me ha proporcionado esta labor sin tener necesariamente que estar pagada en una nómina. La hospitalidad, paciencia, humildad, respeto recibido de parte de la población ecuatoriana y peruana.

  • ¿Cuál es el logro con el que se encuentra más satisfecha?

El principal y gran logro es el haber podido proporcionar educación, escucha y atención a personas que por su nivel económico no se pueden permitir atención sanitaria. En segundo lugar estoy muy orgullosa de que conseguimos entregar alimentos, víveres, y fondos para la creación de una asociación de mujeres tejedoras damnificadas gracias a donativos recibidos de España tras difundir nuestra experiencia por redes sociales.

  • ¿Qué le ha aportado su labor internacional como persona y como profesional?

Esta experiencia me ha enseñado a ser mejor persona, a ampliar mi visión de la realidad, a valorar todo lo que tengo en mi país. Como profesional me ha hecho más flexible y adaptativa, me ha recordado que tenemos que aprovechar mejor los recursos materiales a nuestro alcance, y me ha recordado que todas las personas merecen el mismo trato sea cual sea su condición.

  • ¿Qué le aconsejarías a personas que puedan sentir esa necesidad de ayudar en situaciones parecidas?

Yo les aconsejaría que se informen de organizaciones afines con las que poder colaborar y que se lancen a ser voluntarios (AISE actualmente tiene abierto un proceso de selección de voluntarias/as para Perú). Que esa necesidad de ayudar no la dejen de lado porque el satisfacerla es un regalo a ellos mismos y a los demás que engancha. Y por supuesto aconsejo que difundan aquella labor que hagan para que los occidentales conozcamos las otras realidades que existen en nuestro mundo.


«El Niño Costero en Perú»


Las fuertes lluvias que se registran en Perú desde finales de enero hasta marzo de este año fueron consecuencia del fenómeno atmosférico denominado “El Niño Costero” por los científicos peruanos. Este fenómeno ha provocado muertos y más  de 700.000 personas afectadas. Además ha causado importantes daños en viviendas y carreteras, principalmente en tres regiones del norte del país: Tumbes, Piura y Lambayeque, según datos de la BBC.

Los efectos de las precipitaciones también se han dejado sentir en La Libertad, Cajamarca, Ica y Lima. Asimismo, los estragos provocados por los deslaves e inundaciones han dejado sin casa a casi 100.000 personas en el país.

Solamente en la región Piura hay más de 15.000 damnificados, que han sufrido los desbordes de los ríos y el colapso de los sistemas de alcantarillas.

No hay comentarios

Dejar respuesta